En defensa de las asociaciones

Sucede que yo, con el poco tiempo que tengo de postear, en ocasiones entro en Google+ y salgo espantado, o tengo que cantar para espantar todos los males que me vienen.

Resulta que, a raíz de la reflexión sobre el mundo del rol de +Bester Brainstormer, al que tengo en altísima estima, se han montado una gran cantidad de debates paralelos en torno a todo lo que se comentaba en esa entrada y respecto a otros temas que si bien la entrada no toca directamente, acababan entrelazándose unos con otros. Sobre todo el tema principal de la entrada, como hacer que el rol sea más accesible de lo que es ahora mismo. Y sucede que debido a todo estos conceptos de los que se hablaban (la edad de oro del rol, porque-los-jóvenes-no-juegan-a-rol, la culpa es de los roleros viejunos, la culpa es del chachachá...) y que provocó que mucha gente hablara de los jóvenes como el que habla de las pirámides construidas por los alienígenas o los Illuminati del Club Bilderberg.

Los jóvenes joder. La culpa es de los jóvenes, que no compran rol. La culpa es de las editoriales, que no piensan en los jóvenes. La culpa es de las asociaciones, de las jornadas, del tendero, del rolero medio, del lector porque oye, ya no eres joven. Si fueras joven no tendrías la culpa. 




Yo una vez fui joven


Mi primer contacto serio con el mundo del rol fue de la manera más tonta posible. ¿Algun jugador de Magic se acuerda de la revista Urza, la revista de Magic por excelencia? ¿Sabíais que antes, con la revista Urza, daban mini-manuales de rol? Cuatro o cinco páginas con una explicación del trasfondo, el sistema y como hacer mini fichas de personaje. Así tenía yo dos, uno del Fading Suns y otro de Vampiro La Mascarada. Y así monté dos o tres partidillas con amigos míos, en el rellano de su finca, sobre vampiros que no tenían miedo más que cuando les sacaba el Matusalén final.

¡Ala chaval, con una carta de regalo y te habla del juego de Expediente X de cartas!

Y cuando años más tarde jugué al rol de verdad, con manual, jugadores y un DM que ya sabía, relacioné conceptos y me di cuenta de que todo eso me era familiar. Cogí el libro gordo, me lo leí por encima y aquello me pareció la leche. Porque claro, el mini manual ya me decía que eso era para tener una primera experiencia de juego, pero que iba a necesitar el libro gordo, ¿y de dónde iba a sacar yo el libro gordo? ¿Y cómo iba a pagarlo?

Si señores, tenía 14 o 15 años y un mini manual y no necesitaba nada más. Y luego me subía a mi casa, jugaba a la Master System un rato y a correr. Hasta la llegada de mi Playstation esa era mi "marcha rolera" y hasta la llegada de mi asociación era todo lo que conocía.

Dejad que los jovenes se acerquen a mi


Ahora vamos con los jóvenes de hoy en día, una generación demonizada por nosotros y asaltada por los videojuegos, los famosos nativos digitales que saben que en cualquier momento en que tengan libertad fuera del control de sus padres pueden enchufar la consola o el PC, obtener 20 o 30 minutos de ocio y apagar. Sin preparación, sin leerse un libro antes, sin tener que preocuparse de conseguir más jugadores, simplemente enciende la consola, arranca el Call of Duty de turno y entra en una partida online. Ya no tienen ni que buscar las partidas ni hacer de servidor, tal es la inmediatez actual de los videojuegos que simplemente es entrar en modo online y a funcionar, si no te gusta ese mapa ya saldrá el que te gusta. Partidas de 5 o 10 minutos, todos muertos, felicitaciones al ganador, vuelta a empezar. Damos por sentado que son una generación mucho más informada que nosotros porque saben entrar en internet cuando muchos de ellos realmente acceden a su red social favorita, comentan las fotos de sus amigos y niño deja ya el internet y ponte a estudiar.

Wii Play por Allen County (IN) Public Library

Los videojuegos actualmente se han colado como medio de ocio preferido por los jóvenes. Se han convertido en algo cotidiano, mucho más que leer un libro. Demonizamos a los jóvenes porque no leen y montamos jornadas lúdicas con videojuegos para atraerlos, y esto no es una invención mía: ya había videojuegos en las CLN para atraer a los más jóvenes. Y después de quejarnos de ellos, nos preguntamos como atraerlos al rol, como conseguir que haya más jóvenes jugando aparte de esa pareja de chavales que todos hemos visto alguna vez comprando Ánima, como si fueran la niña de la curva pero con un manual bajo el brazo.

¿Cómo hacemos para atraerlos? ¿Queréis atraer a jóvenes al mundo del rol? Aquí tenéis unas cuantas maneras:
  • Habladles del rol en las escuelas e institutos. Este punto no es difícil, algunos ya lo hicieron antes y como muestra tenéis dos ejemplos, +Roberto Alhambra Bayo y su aventura 4º-B y +Xavi Socías y su Rol en las aulas - Seu d'Urgell.
  • Invitadlos a jugar a rol y probarlo, preparad una partida de iniciación que sea sentarse y jugar.
  • Haced partidas en jornadas para gente que no ha jugado nunca a juegos de rol.
  • Buscad grupos abiertos en los que hablen de lecturas en sus redes sociales (pregunta al aire sin intención de ofender, ¿cuántas editoriales tienen página en Tuenti?) y comentadles la idea.
  • Acercaos a vuestro Centro de Información Juvenil, Casal Jove, Casa de la Cultura o como sea lo que tengáis en vuestra zona y ofrecedles hacer partidas de rol para gente joven. Vosotros hacéis las partidas, ellos os buscan jugadores.
  • Acercaos a las tiendas de, por ejemplo, Magic que tengan mesas y ofrecedles la posibilidad de hacer partidas de rol.

Rol a les aules extraído del artículo Rol en las aulas - Seu d'Urgell, por Xavi Socías

Ese, señores, es el secreto del éxito, el mismo secreto del éxito para todo en esta vida, en todos los países: ir donde están ellos y trabajárselo. Y esto es algo que las asociaciones de rol llevamos haciendo desde hace mucho tiempo. Las maneras expuestas arriba no están sacadas de ninguna parte ni inventadas, son cosas que en mi asociación hemos hecho y han funcionado. Sorpresa para algunos, giro de guión marca Lindelof, Bruce Willis muerto toda la película. Le echamos la culpa al sistema de juego, al juego en si y a mil historias cuando a cualquier joven que no haya jugado nunca le enseñas a jugar y le da igual a qué juego sea: ponles un buen DM que sepa explicarles y una buena aventura y jugarán hasta a Rolemaster en el infierno. 

Pero le tienes que enseñar.

Ahora, pídeles a ellos que por su cuenta descubran un libro, se lo paguen, se lo lean, reúnan a sus amigos y hagan una partida y ellos mismos mientras les pides todo eso echarán miradas furtivas a su consola. Las asociaciones estamos haciendo esa labor, acercarles el rol con partidas continuas, con distintos grupos de juego, ambientaciones, sistemas, directores y herramientas, enseñamos a jugar y a dirigir con talleres y en muchas ocasiones enganchamos a esos jóvenes que tanto se buscan y de los que se habla como si fueran el bosón de Higgs, mientras otros simplemente se quedan esperando que ellos sean los Moisés que bajen del monte rolero con los dos libros de 500 páginas no enfocados a ellos y prediquen el rol. 

Nos preguntamos dónde están los jóvenes cuando en muchos casos nadie ha salido a buscarlos. Los jóvenes están en sus entornos y se emplea mucho esfuerzo en preguntar donde están y no en salir a buscarlos, en crear material preparado para ellos y hacerles partidas para engancharlos.

Luego alguno se dice a si mismo, o proclama por las redes muy ufano "no hombre, yo me inicié con El Señor de los Anillos, la edición de Joc con nosecuantas páginas con texto y sin casi ilustraciones, que se inicien ellos igual que ahora los libros tienen más dibujos y menos texto" cuando ese tampoco es el camino. Estás usando un método (por ponerle un nombre) de hace 10 años en una generación que ha dado un salto evidente y enorme comparado con el salto de sus padres, y lo quieres hacer de una manera que probablemente tampoco fuera la correcta en ese momento, pero era la que había porque no tenías otra. Te estás fumando un salto generacional, te estás fumando un nuevo paradigma, una nueva manera de crear material porque el target no son los jóvenes de ahora y lo estás rematando con una copa de Carlomagno.

Roleplayer por Dan Hughes 

Tu, yo, él, nosotros todos


Lo dije y lo mantengo mucho: las asociaciones son las grandes olvidadas del tejido rolero español. Han pasado en muchos casos de ser un punto neurálgico de muchos pequeños pueblos y grandes ciudades a estar perdidas en el tiempo y el espacio actual, algunas veces por culpa nuestra (todo el mundo tiene defectos), por envejecimiento de sus miembros, por no poder seguir con el hobbie o porque como todo en la vida, el amor también se acaba. 

La gran mayoría asociaciones y clubes tienen la misma relación con las editoriales que los niños con Papá Noel, una vez al año y para pedir. Claro, también hay una indefensión evidente de las editoriales que no podemos evitar: no pueden decir que si a todas las asociaciones que hagan eventos, no pueden decir que no a todas, y no tienen manera de saber qué asociación hace un evento para 200 y qué asociación lo hace para 20. Muchas veces se tira de oídas y por eso te encuentras jornadas de manga con una partida de rol y patrocinadas por tal editorial, porque no puedes pesar ni medir unas jornadas si no vas ni tienes a nadie allí que te diga realmente como es el evento que vas a patrocinar, no puedes calcular la originalidad e innovación de un evento, no tienes un contador de visitas que te diga si ese evento lo peta o no como si lo tienen los blogs que lo petan. 

Jornada de juegos de rol (IV) por Pablo Flores

El panorama es complicado, porque ninguna editorial te dirá que no apoya a las asociaciones, y estoy seguro de que todas lo hacen, pero se echa en falta que rompan una lanza por ellas, que apuesten por ellas y digan "oigan señores, apúntense a una asociación de rol, podrán disfrutar de partidas de rol continuas, ¡hasta de nuestros productos!". Oiga, invierta en asociaciones, hable con ellas, pregúnteles a qué juegos juegan y si estarían dispuestos a hacer partidas de tal juego de su catálogo y obtenga el 2x1: promoción para sus juegos y posibles-futuros-nuevos-jugadores que puede que en un futuro sean posibles clientes. Y háganlo sin material de por medio si quieren una respuesta sincera de las asociaciones, ofrezcan promoción a las asociaciones, ofrezcan algo especial pero sin que repercuta en el bolsillo de nadie.

Y no sólo han de invertir las editoriales: si hemos convertido a los blogs en la otra pata de la mesa oigan señores blogueros, hablen de su asociación si están en una. Hablen de los beneficios de estar en una. Hablen de lo que han conseguido estando en una. Y no esperen a un meme para hacerlo, háganlo porque al final es beneficio que redunda en todos, son ellas las que organizan esas macrojornadas a las que todos luego vamos gustosos, nos ponemos cara y lo pasamos genial, son ellas las que hacen ese esfuerzo nunca bien valorado de sacar un evento adelante.

Inviertan su tiempo en asociaciones y clubes de rol, porque ellas son las que invierten su esfuerzo en captar jugadores jovenes, en acercar el ocio a esa gente con ganas de aprender. Inviertan y acertarán.


Con la tecnología de Blogger.