Cultos Innombrables y los hijos de este tiempo

jueves, febrero 12, 2015
Tras un par de semanas en las que he hecho algo tan productivo como ponerme malo, y mientras de fondo sigue un debate destinado a enterrarnos a todos como es el de las etiquetas en el rol, yo aproveché para ir leyéndome Cultos Innombrables de +Nosolorol Ediciones. Esto es una reflexión, ocurrida mientras de fondo en un país arruinado un partido político ganaba las elecciones con un ideario contracorriente: Cultos Innombrables, hace 10 o 15 años, no tendría sentido.

red Cthulhu por r8r

Para el que a estas alturas no conozca el juego, este propone dar la vuelta a las clásicas partidas de investigación situadas en el contexto de los Mitos de Cthulhu y encarnar a un sectario perteneciente a un culto y bajo dos premisas imprescindibles para entender todo esto: la ambición y las zonas grises.

Muchos de nosotros hemos basado nuestros encuentros con los Mitos en el miedo y la psicología, en los monstruos que se ocultan en las sombras, los tomos encuadernados en piel y las grandes revelaciones que volaban la cabeza de los personajes. Siempre he echado de menos la parte humana más allá de los jugadores ya que solíamos caracterizar a los sectarios y sus líderes como herramientas de estilo pulp, marionetas con cordura 0 que se mueven de aquí para allá cumpliendo designios superiores.

Cultos Innombrables borra los blancos y negros y se asienta en las zonas grises, en el realismo mágico y el nihilismo de hombres y mujeres descreídos con su situación actual. No son sectarios porque sí, lo son porque ambicionan algo y saben, o creen saber, que pueden conseguir su objetivo gracias a los Mitos. Y esto puede parecer una tontería, pero no hay más que mirar a nuestro alrededor para ver que la ambición es el motor del mundo actual.

Cthulhu Rises by Skinner por Chris Christian

Ambición por conseguir una cura para una enfermedad, por triunfar en la política, por ser más rico, más fuerte, más guapo, más famoso. La economía es un monstruo cambiante dirigido por hombres tan ricos que no recuerdan no serlo y cualquier tabla de Excel implosionaría si intentamos trasladar a ella el mecanismo de la bolsa, la sociedad intenta salir adelante en una crisis que dura más de lo que cualquiera debería de aguantar y mientras tanto hombres y mujeres quieren salir adelante y llegar a conseguir sus fines sin preocuparse de los medios. Somos una especie capaz de crear y arruinar rituales

Y cuando el fin pasa por encima de la ética, los Mitos son el atajo ideal. 

Cultos Innombrables es hijo de su tiempo. Es un juego que tiempo atrás no habría tenido cabida, porque lo interesante en La llamada de Cthulhu no eran los malos sino degenerar a los buenos, montarlos en el tren de la bruja y robarles la cordura pedazo a pedazo; en un mundo en el que la sección de sucesos de cualquier telediario ha pasado de albergar curiosidades a noticias macabras, Cultos es el motor y la gasolina que podrían justificar barbaridades y sinsentidos, homo homini lupus con dados y motivaciones. 

Ahora tenemos la dificultad de plasmar esa parte humana de los Mitos en una partida.

Con la tecnología de Blogger.