Reseñas y réplicas (1): Jojo's, EXO, Achtung Cthulhu



Nada es original, y no hay más gracia que copiar con gracia. Así, en algún momento nos liaremos con reseñas extensas que os roben más de media hora de lectura, pero como el formato de estas Taxidermias Concretas de Studio Suicide nos viene al pelo para el tiempo que gozamos vamos a probarlo. Ya habrá tiempo de engancharos con un buen texto.

No fue hasta que leí este artículo de Canino sobre Jojo's Bizarre Adventure que me
picó la curiosidad. El primer tomo es un culebrón a puñetazos entre dos personajes 
arquetípicos, el bueno buenísimo (Jojo) y el malvado (un psicópata Dio Brando), 
un drama victoriano que da un giro de guión muy loco con la máscara 
azteca, vampiros, poderes inmortales... Cuesta leerlo sin sentirse un poco ridículo 
por la forma y el tiempo (el original es del 87), pero es el preludio a un montón 
de aventuras locas y de ideas para partidas bastante interesantes.


Mi abuelo tenía un banco enorme de herramientas inmenso con el que me dejaba jugar, aunque por seguridad nunca me dio nada más allá de un martillo, madera y clavos. Así, con mis opciones limitadas, acababa con tacos de contrachapado que emulaban a Pinhead. EXO me recuerda a eso, una cantidad abismal de posibilidades junto con el sistema más ágil que le recuerdo a un juego de Sombra en un universo ultramilitarizado y en constante conflicto. No es hasta Tiempo Cero de Misión que se introduce la figura de los Grupos EXO, una suerte de exploradores-diplomáticos-científicos que nos recuerda a Star Trek. Y todo lo que se acerque a Star Trek es bien.



Este puñetazo a Richard Spencer, líder del movimiento alt-right, con la Overture 1812 de fondo es el resumen de por qué no hay mejor diplomacia contra los nazis que la hostia limpia. Achtung! Cthulhu en su Guía del Investigador da un montón de ideas para ser el que pegue el puñetazo, pero en la Guía del Guardián de la Guerra Secreta no es hasta la página 60 que empieza a contarnos por qué debemos pegarle puñetazos a los nazis. Aún estoy clavado en este punto, pero toco madera porque la lectura sea tan atrayente como me fue Delta Green, porque si no habrán desperdiciado la oportunidad de juntar tres elementos ideales para partidas: nazis, Mitos y necesidad de dar hostias a los primeros.
Con la tecnología de Blogger.